martes, 21 mayo 2019

Alergia a los Animales

E-mail

 

La alergia al gato o al perro ocurre en aproximadamente en el quince por ciento, de la población. Para aquellos con asma, el porcentaje se eleva del veinte al treinta por ciento. En general, los gatos producen reacciones alérgicas más graves que los perros.


alergiasLa alergia, es una reacción inmune a una proteína (un alérgeno), que se encuentra en la saliva, caspa o en la orina de un animal. El contacto del alérgeno con la piel de una persona alérgica puede causar comezón y urticaria. Habitualmente los síntomas ocurren rápidamente después de estar expuesto a un animal.


Prevenciones
Mantenga a la mascota ofensiva fuera de su cuarto. Ya que se pasan muchas horas de sueño al día en el cuarto, el solo hecho de mantener a la mascota fuera de este cuarto reducirá la exposición considerablemente. Recuerde, que cada visita de un amigo peludo deja alérgenos, por lo cual la mascota debe permanecer fuera del cuarto completamente. Las personas, alérgicas también deberán mantener a la mascota fuera de otros cuartos donde pasen mucho tiempo.


Mantenga a la mascota fuera de la casa, si es posible. Esto es especialmente, ventajoso si su mascota es un perro o un conejo ya que una casa de perro o una cabaña de conejo permitirán a su mascota pasar su tiempo en el exterior de modo cómodo y seguro. Existe evidencia reciente, que bañando al animal semanalmente reducirá la cantidad de alérgenos que se distribuyen en el ambiente. Deberá, consultar con el veterinario para recibir consejo en lo que se refiere a la piel de su animal, para prevenir la resequedad excesiva si baña frecuentemente a su mascota.


Pida a un miembro no alérgico de su familia que cepille a su mascota en el exterior. Esto ayudará a quitar el pelo suelto y los alérgenos de su mascota, disminuyendo la cantidad que se deposita en el interior. Pida a un miembro no alérgico de la familia que limpie la caja o la jaula del animal. Aunque se piensa que la caspa y saliva originan los alérgenos del gato, la orina es la que origina los alérgenos en otras mascotas, como los conejos, hámster y cobayos.


Un gato o perro produce cierta cantidad de alérgenos por semana. Esta cantidad varía mucho de un animal a otro. Los alérgenos se acumulan en áreas tales como alfombras, colchones, cojines y aun sobre superficies verticales y horizontales de un cuarto. Ya que las partículas de alérgenos pueden penetrar las telas, se sugiere que los colchones y cojines se coloquen en fundas de plástico con cremallera para prevenir la liberación de alérgenos cuando se compriman.

 
Red de Sitios Latinos
 
Latinos